Sobre la Pascua (Vinod Anand) Todos los años, la Semana Santa reitera la historia de:”traición, abandono, humillación, crueldad, injusticia y, en más reciente instancia, muerte”. El Viernes Santo nos enfocamos en la crucifixión de Jesucristo, y el Domingo de Pascua en su gloriosa resurrección. ¿Y el sábado entre medio? Para la mayor parte, en tanto que los sombríos servicios religiosos para el Viernes Santo son un obsequio, el sábado se gasta en prepararse para las celebraciones de Pascua; limpiar, cocinar, ir de compras a más reciente hora, prepararse para el tiempo con la familia y los amigos. El Sábado Santo, comunmente pasado por prominente, antes de Pascua, es un tiempo de no más, aún no. Un espacio umbral, un espacio liminal, un espacio muy complicado de ser; un espacio donde “no se ve que esté pasando nada”; un espacio del que comunmente vamos a hacer algún cosa para alejarnos. Pero es en este raro espacio de indecisión, de promesa entrelazada con la duda, donde, si tenemos la posibilidad de estar quietos y silenciosos y libres, el verdadero estudio puede suceder. En las iglesias ortodoxas orientales, se denomina Enorme Sábado, un día de silencio, de vigilante expectativa, ÁRBOL cuando el desafío se transforma en gozo. Es un desarrollo retardado, porque requerimos sentirlo, comprender su poder. En griego el concepto es:’ xarmolipi’, amargura-dulzura o tristeza gozosa. La tristeza es raramente llamada gozosa, porque ya conocemos el resultado; lo conocimos por bastante más de 2.000 años. Sentimos el mal del Viernes Santo; por otro lado, en un día, nos encontramos seguros, todo irá bien. Por otro lado, para los seguidores de Jesús, que no lo sabían con seguridad, fue un día de extrema tristeza, mal y desconcierto. El que ellos habían amado y abandonado todo por el que habían dado forma a sus vidas, fué ejecutado cruelmente. Algunos habían esperado que Jesús hubiera utilizado sus “poderes” para huír drásticamente, otros estaban aturdidos e desconfiados de que todo había terminado de esta forma. En este momento se enfrentaban a una agitación de emociones incómodas de desconcierto, tristeza, furia, duda, culpa. Poseían que tomar elecciones. ¿Se esconderían en la tristeza y el miedo? ¿Se separan y van por caminos separados? ¿Se quedarían juntos? ¿Quién decidiría por ellos, los guiaría? Era un tiempo de no respuestas; sólo cuestiones. El sábado santo habla más de manera directa a la verdad diaria de nuestras vidas, evocando bastante sobre la condición humana. Hubo instantes para todos nosotros, cuando el padecimiento que experimentamos a causa del mal, la pena o el mal es tan profundo, que no entendemos si volveremos a sentir alegría o inclusive consuelo.comunmente, en instantes cruciales de nuestras vidas, tenemos la posibilidad de ser llamados a dejar o dejar proceder a nuestros conocidos cercanos, posesiones, patria, creencias apreciadas, seguridad e identidad. Y el sendero está lleno de indecisión, de desesperación, a lo mejor de un retardado agotamiento de la promesa. El sábado santo es un recordatorio de tales días – un “día umbral”, uno que está en medio; un día de espera, de frenar y respirar, de rezar pidiendo guía y luz, de acordarse las enseñanzas de Jesús sobre la vecindad y la red social y el cariño sin miedo, recordándonos, cuando el mal nos aferra, de volvernos el uno al otro por amor y acompañamiento. Pero este día se convirtió en un día de elaboración en medio de una acción, en el que hay que pasar en silencio y reflexión. En nuestro silencio, recordamos y reconocemos nuestra gratitud por haber superado varios tiempos oscuros anteriores para rezar por la felicidad en nuestro presente entre tiempos, por la fe, el valor y la promesa. Conociendo el día siguiente va a ser uno de festividad victoriosa, renovamos nuestro deber de seguir el mensaje de Jesús en nuestras actitudes, no sólo con expresiones. Biografía del autor: VÍNODO K. ANAND: A BRIEF PROFILE Nativo de 1939, y con una Profesionalidad en Matemáticas (1959) y Economía (1961), y un Doctorado en Economía (1970), el Dr. Vinod K. Anand tiene unos 40 y cinco años de vivencia docente, estudiosa y laboral en Teoría Económica (micro y macro), Economía Cuantitativa, Economía Pública, Novedosa Economía Política y Economía del Desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation