En diciembre de 2007, un conjunto de siete ministros voluntarios de Scientology viajó a Uganda para contribuir a las víctimas de las crecidas de agua. Bastante más de 300.000 personas fueron desplazadas, sus cultivos alimentarios y ganado fueron destrozados por los efectos de meses de precipitaciones intensas. Haciendo un trabajo adjuntado con trabajadores y voluntarios de emergencia, los Ministros Voluntarios aportaron otra extensión a la palabra alivio por medio del uso de las ayudas de Scientology; métodos simples desarrollados por L. Ronald Hubbard que asisten al sujeto a sobrepasar el ingrediente emocional y espiritual del trauma. Aquí está su historia: El 5 de diciembre, llegamos a Katakwi, una región devastada por las crecidas de agua. Un voluntario de una ONG alemana (organización no gubernamental) que había estado haciendo un trabajo en Katakwi nos llevó a un campamento cercano. Nos llega una calurosa bienvenida de la gente que estaban ahí, la mayor parte de las cuales son Ateso, el segundo grupo étnico más importante de Uganda. Nos impresionó entender cuántas personas habían vivido en el campamento a lo largo de años. Fueron conducidos ahí no por las crecidas de agua sino por el riesgo de la región, donde el robo de la vecina tribu Karamajong les hace tener miedo por sus vidas y su ganado. Vivir juntos en el campamento como lo hacen otorga alguna medida de seguridad, pero no lo garantiza. Unos cuantos semanas antes de que llegáramos, el campamento fué asaltado. Las redadas suceden comunmente durante la noche bajo el manto de la oscuridad. Vivir en el miedo no es forma de vivir. Pero esta gente no sabe otra cosa. Scientology Assists asiste para la gente a orientarse hacia el medio ámbito. Viviendo bajo tanta tensión, la multitud de los campamentos tiende a fijarse en el pasado y tener miedo el futuro. Estas asistencias marcaron una enorme distingue. Un comentario que oímos constantemente de la multitud a la que ayudamos fue “Puedo sentir el aire fresco”. Al inicio no entendíamos lo que deseaban decir. Por último nos hemos proporcionado cuenta de que estaban tan metidos en su miedo, pérdida y mal que perdieron contacto con los puntos menos complicados y básicos de la vida y que por último podían relajarse lo bastante como para respirar libremente. Hubo otra vivencia que verdaderamente predomina en mi cabeza. Volvimos al campo con el mismo conjunto alemán de voluntarios. Una de las cosas primordiales en las que este grupo está implicado es la custodia de la niñez. Gracias a los tiempos difíciles en estos campamentos, comunmente se descuida a los jovenes. Los padres están fuera intentando encontrar comida todo el día. Hay poco tiempo precioso para pasar con los jovenes. Nuestros amigos de este grupo tienen una extendida lista de juegos para que los jovenes ayuden a los adolescentes a hacer mejor su concentración. Cuando nos enteramos de esto, nos hemos proporcionado cuenta de lo importante que sería la asistencia vocacional para los jovenes. Una ubicación es una asistencia muy sencilla que asiste para orientar al sujeto hacia el ámbito de hoy.comenzamos a proporcionarles a los jovenes estas ayudas y enseguida lograron concentrarse sin esfuerzo. Ese mismo día, mientras estuvimos ahí, además ayudamos a varios mayores. Varios de ellos habían resultado heridos y seguían tolerando el mal. Se sorprendieron al notar lo bien que se sentían cuando utilizamos las asistencias para empujarlos a sobrepasar los puntos sentimentales y espirituales de la lesión. A fácil vista, se podía ver de una mirada cuál de la gente recibió las asistencias por lo contentos y aliviados que se veían. Y por todo el campamento se oía a la multitud decir Yalama! ¡Yalama! ¡Gracias! Gracias! Y eso logró que la vivencia entera fuera algo que jamás olvidaremos! Las ayudas de Scientology se tienen la posibilidad de hallar online por medio del Manual de Scientology. Los tutoriales además se proponen de forma gratuita por medio del cibersitio de los Ministros Voluntarios de Scientology. Biografía del autor: La Sra. Wieland es editora del cibersitio de la Oficina de Prensa de Scientology.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation