Cuando recibes el Sello te conviertes en hijo de Dios Padre. Dios es filante, reuniendo a sus hijos para Él, y criando a los hijos de Abraham fuera de las piedras del campo. Puede que cuando sido duro de corazón. Cuando se selle tu corazón se ablandará. Aunque en algún momento fuiste tan duro de corazón, fuiste como una piedra, Dios es inmundo y de esta forma te va a traer a ti como su hijo. Varias personas que te han popular tienen la posibilidad de sorprenderse al notar que has venido a Dios. Jamás esperaron eso, y se ve que no encaja con su imagen. Ellos lo sabrán mejor cuando vean cómo has cambiado. Juan el Bautista se impresionó al notar que las autoridades religiosas de su tiempo venían a él para ser bautizados. “¿Quién te enseñó a ti,” les hizo la pregunta,”que debías escapar de la furia que viene?” La furia de la que hablaba era el juicio de Dios. El Reino de Dios se encontraba a la mano -Dios se encontraba próximo de manifestarse. Esa furia se expresó cuando ellos rechazaron a Jesús, y eso fue cuando fueron juzgados. “Produzcan entonces”, les ha dicho Juan el Bautista,”frutos dignos de arrepentimiento”. Les decía que se arrepintieran. No tienen que dejar de pecar sin cambiar sus corazones. Y tampoco tienen que cambiar su corazón sin dejar de pecar. “Porque no se ve que digáis en nosotros mismos,” les ha dicho,”poseemos al padre Abraham.” Comunmente lo hacían, corrompían su herencia. En lugar de heredar la santidad como los seleccionados de Dios, eran pecadores humildes. Pero Juan no se encontraba negando la santidad de Abraham y varios de los otros ancestros. Abraham fue seleccionado por el Señor y Juan lo aseguró. Pero la manera en que aseguró que era una curiosa novedosa forma. “” Porque les digo, les dijo:”Que Dios es con la capacidad de alzar hijos de estas piedras a Abraham”. Algo tan frío y sin vida como una piedra podría transformarse en un hijo de Abraham, el padre espiritual. Dios le daría a esa piedra vida espiritual, y viviría como un hijo espiritual de Abraham. Puedes transformarte en un hijo de Abraham aunque tu propio corazón sea tan frío como una piedra. Y tú puedes transformarte en un hijo de Dios mismo. Tú te conviertes en un hijo de Abraham antes de que te conviertas en un hijo de Dios. Tú te conviertes en hijo de Isaac, y de Jacob. Tú te conviertes en hijo de Judá y de David. Al final te conviertes en un hijo de Jesucristo. Isaías llamó al Mesías el “Padre Eterno”, y de esta forma Jesucristo el Mesías se transforma en un padre espiritual para ti, de forma que heredarás las bendiciones espirituales prometidas a Él a través de Abraham y de todos sus hijos. “Y ya -dijo Juan el Bautista-” Y ya el hacha está puesta en la raíz de los árboles “. Porque todos los árboles que no generan buenos frutos son cortados y echados al fuego”. Este es el Juicio de Dios que usted tiene la posibilidad de evadir al volverse sellado. Cuando te selles vas a dar fruto porque Dios plantará un jardín en ti. Eso es lo que es el Sello, un reducido trozo de tierra listo para ofrecer vida a una chiquita semilla de trigo. Esa semilla seca es primero dura como una piedra, pero próximamente vivirá como un tierno brote verde. Dios lo transporta a cabo con la semilla de trigo en tu huerto, y Él lo va a conseguir contigo. Él te adoptará como su hijo, debido a que te quiere con un amor inmundo cuando recibas el Sello. Biografía del autor: Y en este momento Jason quisiera invitarte a recibir tu reporte GRATUITO ¿Estás cometiendo estos fallos como católico? en www.sealsecrets.com y conceder para conseguir el sello del alma de ebook en www.sealofthesoul.com Jason Witt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation