Una tercera intifada es posible esta primavera (Zacarías 14:1,2) y un megaclismo estadounidense en mayo (‘ como los días de Noé’) porque’ el día del SEÑOR’ fue indicado por el eclipse del sol y lunar y el Tratado Nuke de Irán el último año,”La vista es como nuestros puntos de conexión para las imágenes que dibujamos cuando éramos jovenes”. En esta situación, numerosos pasajes están conectados por oraciones semejantes, y las coincidencias son asombrosas. Entre otras cosas,”el día del SEÑOR” está relacionado a los eclipses solares/lunares de la primavera pasada citados en Joel 2:31, y además está relacionado al Tratado Nuke de Irán por’ Paz y seguridad’ en 1Tesalonicenses 5:2,3. Los dos signos marcaron el último año como cara[panimio, palabra hebrea en Joel] 2016. Joel además vincula “el día del SEÑOR” a un terremoto, Joel 2:10,11, como lo realiza el profeta Zacarías 14:2.como acompañamiento para el tiempo, los ciclos de jubileo se define en Levítico 25, donde el jubileo se comunica el Día de Expiación* para el año 50 luego de siete semanas de años, pero el 50 fue además el año uno del siguiente período de 7 años, por lo cual vinieron cada 49 años. Esta es la base de la profecía en Daniel 9 que se le dio a Israel 70 semanas de años, que van desde el decreto para reconstruir Jerusalén en 457 a. C. hasta el año 34 d. C. Esos 70 x 7 años abarcaron 490 o 49 x 10 jubileos. 457 a. C. fue un hecho jubilar. Les dio a los israelitas independencia para salir de Persia y reconstruir Jerusalén. 40 jubileos más (40 x 49 = 1960 años) de 34 d. C. nos traen a 1994 y el desenlace de 50 jubileos de 457 a. C. Pero la Biblia además cuenta en relación a 1000 años en el 2Pedro 3:8-10, donde un día es como 1000 años. Dios nos ofrece 6 días para llevar a cabo nuestro trabajo (4º mandamiento) y 6000 años. Esta información recomienda que “¡se acabó el tiempo!” 20 jubileos, 490 + 490 = 980 años con 20 años que sobran en 1000 años. Estos 20 años se ajustan exactamente en el final de los 50 ciclos jubilares de 1994-1995. En 1995, el Papa Juan Pablo II habló a la Asamblea General de las ONU el Día de la Expiación* Y 20 años luego, el Papa habló a la Asamblea General de las ONU el Día de la Expiación* (último otoño) como otra señal en el cálculo bíblico. La coincidencia subraya el concepto del capítulo 25 de Levítico, donde Israel iba a ser castigado “siete ocasiones” más si no aprendían sus enseñanzas. Por eso cuando leímos en el capítulo 4 de Ezequiel que estuvieron en apostasía por 390 años, siete ocasiones más serían 2730 años. Israel falló; el cautiverio asirio empezó en 722 a. C. (Google) La matemática es fácil: 2730 – 722 = 2008 o 2009 (sin año “0”). Algún retorno previo de judíos debido al permiso de la ONU en 1948 es prematuro, dado que es del sistema bestial del Nuevo Orden Mundial y está sujeto a la dispersión en el primer capítulo de Zacarías. Daniel 12 muestra su libro sellado hasta el día de hoy del final. La perspectiva del carnero y el macho cabrío en Daniel 8 es “en el tiempo del fin”, lo que significa una doble aplicación de las profecías de Daniel. Jerusalén va a ser destruida con un nuevo decreto para reconstruirla (la aplicación del tiempo-del-fin de Daniel 9). Este nuevo decreto va a ser la base para el verdadero “aliá” (regreso) de Israel a la tierra que seguramente va a ser proclamado este año jubilar, como lo supone un decreto para reconstruir de una devastación inminente. Esa tierra del pacto con Abraham fue para su “simiente” en Génesis 15. Los cristianos y los musulmanes además tienen un derecho legítimo a reclamar esa tierra como semilla de Abraham, pero tienen que escoger vivir de acuerdo con los estatutos y juicios como se ve en la Promesa del Nuevo Pacto en Ezequiel 36:24-28. Esta es la base de dos palos, uno para Judá y otro para Israel, convirtiéndose en un palo y un reino en Ezequiel 37. Es asombroso ver 2500 años de 50 jubileos dirigidos en esta primavera y una tercera intifada que puede comenzar eventos. Las imágenes de Ezequiel, Judá representa a los judíos y Jerusalén en tanto que Israel representa a las 10 tribus dispersas e interparejas con los cristianos, para que América además reciba el juicio con un terremoto que inicia “el día del Señor” (Joel 2:10,11) en mayo “como los días de Noé” o “como un hombre que viaja a un espacio lejano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation